Emociones Familiares

 

Hace unos días pase un día de emociones. Después 8 años fuera de Santiago, quise ir a saludar a mi Tío Alberto y luego pasar al cementerio a visitar a mi Abuela Juana.

 

Arregle mi Moto y decidí ir a ver a mi Tío Tico, que no veía hace unos 15 años.

Fue una emoción muy grande para ambos ya que vivimos juntos varios años y nos queremos mucho. Me sentí súper bien de poder conversar con él y su familia, y quede muy contento de saber que están todos bien.

 

Tome mi moto y rápidamente pase a ver a mi querida Abuela Juana que murió el 12 de Junio del 2003 a la edad de 76 años, mi Tía Juana, Juana Manuela Díaz Bruna.

Llore cuando la encontré en su tumba y lloro ahora al escribir estas líneas porque la Amo, la extraño y lamento tanto no haber estado a su lado en sus últimos días.

Te Amo Tía Juana y nunca te olvidare!!    ;o)

 

Las emociones están presentes en cada decisión que tomamos e influyen significativamente en los resultados profesionales y personales de las personas.

Yo me siento afortunado de tener con vida a mi Padre y a mi Madre, y me siento feliz de poder expresar mis sentimientos sin en forma libre y natural.

 

Siendo las emociones tan importantes es nuestras vidas, no entiendo porque es un tema que no se considera en los planes de estudios de los colegios y escasamente se toca en las universidades. Considero que si queremos mejorar el nivel Socioeconómico de las personas de nuestro pueblo, primero debemos ayudarles a entender y controlar las emociones. Muchos fracasos de personas están asociados a decisiones tomadas en un mal momento emocional.

 

Sólo quiero decir que me emociono cuando recuerdo a mis difuntas abuelas; Juana y Silvia y sólo quiero darles un consejo. Llamen y visiten a sus familiares queridos cuando estén con vida, después de muertos no podrán demostrarle su cariño. Es preferible una palabra de cariño que mil flores en el cementerio.

 

Un Abrazo…

Acerca de Fernando Neira Pezoa

Fernando Neira Pezoa http://about.me/FernandoNeira Ver todas las entradas de Fernando Neira Pezoa

Debes haber iniciado sesión para comentar.

A %d blogueros les gusta esto: